FEVE promociona las Vías Verdes y apuesta por un concepto integral de ecoturismo basado en el ferrocarril

jueves, 2 de junio de 2011

FEVE ha puesto en marcha una campaña promocional que contempla la instalación de carteles informativos en las estaciones y apeaderos que enlazan con las Vías Verdes accesibles desde la red de Feve, así como la difusión de un vídeo y la creación de un enlace directo a Vías Verdes desde la página web de Feve.


Feve presentó ayer la campaña de promoción de las Vías Verdes que la empresa está llevando a cabo con el fin de desarrollar un concepto integral de ecoturismo basado en el ferrocarril, considerado eslabón principal de una cadena ecológica que comienza con la recuperación para el transporte no motorizado de las vías de ancho métrico abandonadas y continúa con el uso de las líneas y estaciones en servicio como acceso idóneo a estas rutas.

vía verde del Pas

La campaña promocional consiste en la instalación de vallas con carteles informativos, como la que se ha visitado hoy, en cada una de las 9 Vías Verdes accesibles desde las estaciones y apeaderos de Feve. El objetivo de estos carteles es ubicar a los viajeros y explicar las características de los recorridos adyacentes que pueden realizar tras bajarse del tren. Las Vías Verdes son itinerarios no motorizados ideados para el disfrute de paseantes, ciclistas o patinadores. Están diseñadas para que cualquier usuario pueda disfrutar del ocio y del deporte al aire libre, sin limitaciones de edad o capacidad física. Las personas con movilidad reducida, los ancianos y los niños, se benefician de forma especial de estas infraestructuras, ya que son accesibles en tren, seguras y fáciles de recorrer.

Además, suponen un apoyo al uso de la bicicleta, ya que Feve permite su transporte en los trenes, consolidando así el binomio tren+bicicleta como la alternativa más cómoda y sostenible para quienes deseen disfrutar de estas rutas sin recurrir a la carretera.

Dentro de esta misma campaña se han llevado a cabo otras acciones, como la edición de un vídeo promocional para su proyección en ferias, congresos y seminarios, y la publicación de una guía con los 17 itinerarios que discurren sobre antiguo suelo ferroviario de ancho métrico. Las 17 Vías Verdes disponibles en la actualidad suman en total 350 kilómetros de trayectos cicloturistas y senderistas repartidos por Asturias, Cantabria, Castilla y León, Euskadi, La Rioja, Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía.

La mayor parte de estas rutas se encuentran en territorio asturiano y poseen un gran atractivo paisajístico, pero también es posible recorrerlas y disfrutarlas en Cantabria, León, Valladolid, La Rioja, Álava, Navarra, Girona, Valencia, Alicante y Huelva.

Las Vías Verdes tienen unas señas de identidad homogéneas que permiten distinguirlas por su origen ferroviario e identificarlas como recurso turístico novedoso y de calidad. Su creación conlleva la participación del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Comunidades Autónomas, Diputaciones y Ayuntamientos, y también implica a colectivos y agrupaciones locales. En este momento, existen ya más de 1.800 kilómetros de Vías Verdes, procedentes de todos los anchos de vía, repartidos por toda la geografía nacional.

En cuanto a Cantabria destaca la Vía Verde del Pas, heredera del ferrocarril Astillero-Ontaneda, una modesta línea de vía estrecha que nació con pretensiones de gran ferrocarril.

Desde el siglo XIX, los santanderinos querían una salida directa hacia la meseta, alternativa a la del puerto del Escudo. Burgos era el objetivo de los diferentes proyectos que, ascendiendo por el valle del Pas, remontaban la divisoria. Este ferrocarril, de 34 km de longitud, se concibió como la primera fase del proyecto. Desgraciadamente, Ontaneda, en el pie de puerto, nunca vio pasar los trenes más allá de su estación. Inaugurado en 1903, enlazaba en Astillero con las vías del Ferrocarril del Cantábrico, por lascuales, en apenas 9 km, se llegaba a la estación de Santander. Su modesta existencia transcurrió sin apenas vaivenes hasta 1976 año en que la vía fue definitivamente clausurada debido a sus malos resultados económicos.

En la actualidad esta vía tiene una longitud de 34 kilómetros, de los cuales, 24 son de asfalto y ocho son de tierra compactada es un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza por el alto valor de los paisajes por los que discurren.

En paralelo a la rivera del Pas se adentra en el Parque Natural de Peña Cabarga atravesando las más hermosas praderías pasiegas y adentrandose en espesos arbolados caducifolios.

Por supuesto también resulta reseñable el patrimonio cultural que atraviesa la Vía verde del Pas. El Palacio de Fuentes Pila, el Palacio de la Gándara, la colegiata de Castañeda, la Torre del Soto, los Balnearios de Alceda y Puente Viesgo, y en otro orden, las cuevas prehistoricas de El Castillo en Puente Viesgo ayudan a enmarcar la belleza e importancia de este camino reciclado.

0 comentarios interesantes

Publicar un comentario