Cuando las barbas de tu vecino veas cortar...

martes, 16 de noviembre de 2010

Que a los políticos les gusta hacer política verde esta claro. La naturaleza, el ecologismo, la sostenibilidad y todas esas cosas que tan bien suenan, les ayudan a captar votos.  Y si haciendo algo "bueno", ellos salen beneficiados, mejor que mejor.

Lo triste es que muchas veces todas estas políticas destinadas a promocionar y a conseguir un mundo más amable, en realidad solo están creadas para promocionar al político de turno y se hacen sin tener la esperanza de que esas medidas tomadas obtengan algún resultado tangible.

prohibido ir en bici


Eso mismo ocurre en España una y otra vez a la hora de promocionar la bicicleta. Los ayuntamientos tienen una concejalía de movilidad sostenible en la que no creen, pero que queda muy bonito; organizan días de la bici, crean panfletos, ponen puestos de alquiler de bicicletas, e incluso crean algún carril bici generalmente turístico.

Pero ellos siguen sin creer en la bicicleta como medio de transporte, no creen que exista una demanda real de infraestructuras y por supuesto, no creen que la gente de su ciudad vaya a tomarse en serio la bicicleta.

Así que, si de pronto, empiezan a ver bicicletas por las calles se asustan y comienzan a ver a los ciclistas a los que ellos mismos animaron a abandonar el coche, como un verdadero problema.

Ese es el caso de Burgos, donde tras tímidos avances, se encuentran ahora con una nueva Ordenanza de Circulación, Movilidad y Transporte nacida con la intención de regular el trafico de bicicletas en la ciudad. Y lo hace imponiendo restricción tras restricción a la bicicleta, dejando claro que el consistorio la considera un "estorbo del tráfico a motor".

A partir de ahora en Burgos no podrán acceder al casco histórico con la bici, solo podrán acceder a los parques si existe un carril bici, se limita la velocidad por vías segregadas a 20km/h y a 10 km/h en aceras bici, no se podrá anclar la bicicleta al mobiliario urbano, se prohíbe circular en bici por la cera incluso aunque esta tenga más de 4 metros de ancho (algo que sí permite el código de circulación español), etc, etc,

Y como una normativa no es nada sin sanciones, estas serán de hasta 100€ en el caso de las leves, hasta 200 € en el caso de las graves y hasta 500€ las muy graves.


Viendo esto, viendo lo poco que se sabe de la futura ordenanza municipal de circulación de Santander, y el interés de algunos partidos por regular el uso de la bicicleta en la ciudad, ya nos podemos echar a temblar.

Todos los detalles sobre la nueva ordenanza de circulación de Burgos, de la mano de nuestro amigo Montxo en enbiciporburgos.com (1 y 2) y en burgosconbici.org

4 Comentarios muy interesantes:

muchachuco dijo...

Algo parecido está pasando en Valencia...

17 de noviembre de 2010, 0:57
Anónimo dijo...

Hola ¿en Santander podemos ir legalmente por la acera? No he visto ningún conductor dudando de nuestro derecho a ir por la calzada pero he tenido que oir a bastantes peatones diciéndome que me fuese a la calzada.

17 de noviembre de 2010, 19:36

Hola! Tal cual están ahora mismo las cosas, en Santander no existe ordenanza municipal que regule el uso de la bicicleta, y por tanto, según el código de circulación no se podrá circular por la acera salvo cuando esta tenga una anchura superior a 4 metros y se haga sin entorpecer al peatón.

Como curiosidad, el propio ayuntamiento de Santander en su web publica que en aquellos sitios donde confluyan ciclistas y peatones (acera, pasos de cebra...) el ciclista deberá circular a una velocidad máxima de 5 km/h y ceder en todo caso la prioridad al peatón.

Ver: http://www.enbiciporsantander.com/2010/03/sobre-la-normativa-municipal-sobre.html

Además nos consta que la intención tanto del ayuntamiento como de la policía local es ser permisivos con los ciclistas, así que en principio siempre que se circule con dos dedos de frente no te van a Sancionar.

Ahora bien, si circulas por la acera, no existe normativa que te proteja. Si un vecino te denuncia o se queja, la policía se verá obligada a actuar. Si un policía tiene un mal día puede que te toque pagar el plato. Y sobre todo, si tienes un accidente con un peatón, la culpa será siempre tuya

17 de noviembre de 2010, 22:49
Anónimo dijo...

Hola enbiciporsantander, gracias por la información. O sea que por la calle Burgos y por la Alameda sí puedo ir en bici, que son los lugares que más me preocupaban. Desde luego, cuando voy por la acera soy consciente que la preferencia la tienen los peatones (yo mismo en ocasiones, que me gusta también caminar) y voy muy despacio, a veces, si noto que no me han visto, incluso me paro.
Enhorabuena por el blog, lo leo a menudo.

19 de noviembre de 2010, 17:23

Publicar un comentario