Carteros en bicicleta eléctrica en Santander, Torrelavega y Laredo

jueves, 4 de noviembre de 2010

Serán destinadas al reparto urgente de correspondencia y paquetería en centros peatonales de difícil acceso

El modelo elegido es muy ergonómico y resistente y ha sido adaptado para optimizar y facilitar al máximo las labores de reparto

El Plan de Excelencia Ambiental de Correos contribuye a reducir las emisiones contaminantes mediante la incorporación de vehículos ecológicos a su parque móvil .

En su día ya os lo anunciamos y ahora por fin podremos ver a nuestros carteros con su bici eléctrica por la ciudad.

Correos ha incorporado recientemente a su flota de vehículos un lote de 80 bicicletas eléctricas que han sido adjudicadas a las oficinas centrales de las principales capitales de provincia de todo el territorio nacional. 3 de esas 80 bicicletas son para Cantabria, una para Santander, otra para Torrelavega y una más para Laredo.

bici electrica correos
Nuevas bicicletas eléctricas para los carteros

Dichos vehículos ya se utilizan en el reparto urgente de correspondencia y paquetería, especialmente en cascos históricos protegidos, centros urbanos peatonales y áreas residenciales, facilitando la labor del cartero en zonas a las que ahora debe acceder transportando a pie y de forma manual el gran volumen de envíos postales que en ellas reparten.

Esta nueva iniciativa supone una importante renovación de la flota, pues las bicicletas sustituyen también a motocicletas de combustión, y se suma a otras impulsadas por la empresa postal pública cuyo objetivo es contribuir en lo posible a la reducción de impactos medioambientales.

El modelo de bicicleta elegido es muy ergonómico y resistente y ha sido adaptado para optimizar al máximo las labores de reparto. Entre otras características, posee dos alforjas, de 22,5 litros cada una de capacidad, y de una cesta frontal que posibilita al cartero un acceso fácil y cómodo a la documentación. Disponen, asimismo, de un sistema de pedaleo asistido, con acelerador de potencia variable, y de un sistema de cambios de desarrollo compuesto por seis marchas para seleccionar la distancia que se recorrerá en cada pedalada, de forma idéntica al de las bicicletas tradicionales.

La batería de litio tiene una autonomía de 40 km cuando se utiliza sin carga y entre 25 y 30, con carga, y su manejo resulta muy cómodo y sencillo a la hora de extraerla para enchufarla a la red y volver a colocarla. El tiempo de carga total de la batería es de tan sólo cuatro horas y se lleva a cabo utilizando una toma de corriente convencional, aunque también existe la posibilidad de cargarla parcialmente para realizar pequeños recorridos. Cuenta, además, con una vida útil de 500 cargas (lo que equivale aproximadamente a tres años) y con un sistema inteligente que corta la fuente de alimentación una vez que la batería está cargada.

Por otra parte, la bicicleta dispone de una llave con tres posiciones: el motor activo y la batería bloqueada, el motor desactivado y la batería bloqueada (para aparcarla en la calle y evitar el robo de la batería) y el motor desactivado y la batería desbloqueada (para extraer la batería y cargarla). Resulta muy útil la función que ofrece la posibilidad de desplazar el vehículo caminando, sin realizar ningún esfuerzo, a una velocidad de 6 km.

Además de su gran movilidad, las bicicletas eléctricas disfrutan de una dilatada vida útil y un menor coste de utilización y mantenimiento que otros vehículos, lo que se traduce en más horas de trabajo y mayor calidad del servicio. Estas ventajas se añaden a las medioambientales, pues al no utilizar combustible no existen efectos contaminantes y además no generan ruidos.

REDUCIR EL CONSUMO ELÉCTRICO Y LAS EMISIONES DE CO2

La compra de estas 80 bicicletas eléctricas, en las que se ha invertido un total de 45.200 euros, se enmarca dentro del Plan de Excelencia Ambiental 2008-2010, que define la apuesta de Correos por la sostenibilidad como eje estratégico de actuación y como valor corporativo y contribuye a la reducción de impactos en el medio ambiente mediante diversas iniciativas. Entre ellas, destaca la incorporación de vehículos ecológicos a su parque móvil, integrado por más de 13.000 vehículos, así como la puesta en marcha de varios proyectos piloto para comprobar las ventajas y utilidades de este tipo de vehículos que causan menor impacto medioambiental.

En 2008 Correos adquirió 9 bicicletas eléctricas que se distribuyeron en Madrid, Salamanca, Zaragoza, Granada y varias localidades de Ciudad Real y Toledo, en un proyecto piloto que ha logrado eliminar más de 7.000 kilos de CO2 anuales. El resultado de esta prueba piloto ha demostrado la gran utilidad y practicidad de las bicicletas eléctricas en localidades con poca pendiente y, además, muchas mujeres las prefieren por su mayor seguridad frente a las motocicletas.

5 Comentarios muy interesantes:

muchachuco dijo...

Casi casi como en Holanda...

4 de noviembre de 2010, 13:09
Montxo dijo...

primero fueron los telepizzeros, ahora los carteros.

un saludo desde Burgos

4 de noviembre de 2010, 15:08
Anónimo dijo...

los de telepizza usan bicis eléctricas en burgos? Que cosas, eso aquí no ocurre. un telepizzero sin su motovespa y sin su mala leche no es un telepizzero jeje

4 de noviembre de 2010, 20:58
Montxo dijo...

Aquí los hay con motillo y con bici, pero de eléctrica nada, que a más de uno he visto pegarse la pechada subiendo una cuesta... pobres xD

8 de noviembre de 2010, 18:57

Esperemos que este tipo de iniciativas con bicis eléctricas prosperen y se extiendan
http://bicicleta-electrica.blogspot.com/
Salud y pedal

5 de noviembre de 2011, 14:46

Publicar un comentario