El 10 del 10 de 2010 es el Día de Acción Global contra el cambio climático

miércoles, 6 de octubre de 2010

El 10 del 10 de 2010 es el Día de Acción Global contra el cambio climático
Greenpeace te pide ayuda y te da 10 consejos para tan señalado día. Adivina en que vas a moverte:

greenpeace logo

1) Sé una persona con clase...
Utiliza electrodomésticos y productos de alta eficiencia energética (clase A) y pon fin
al derroche de energía que ocasiona el “modo reposo”.
• Cambia los electrodomésticos por los de clase A al ritmo que puedas y
recuerda que el ahorro en el consumo de energía se notará también en tu
bolsillo.
• No dejes los electrodomésticos o aparatos eléctricos en modo reposo (“stand
by”) porque siguen consumiendo energía. Acuérdate siempre de desenchufarlos
o de tenerlos conectados a enchufes con interruptor de uso.
• Coloca los electrodomésticos a consciencia, evitando, por ejemplo, que la
nevera esté en lugares cálidos o cerca de fuentes de calor, racionaliza su uso y
realiza el mantenimiento adecuado.
• Mantén las rejillas de ventilación siempre limpias y no tengas las puertas del
horno o de la nevera abiertas en exceso, para que no se escape el calor y el frío.
• Tiende la ropa para secarla siempre que puedas en lugar de utilizar la secadora
y ahorrarás más de 100 kw/h y 100 kilos de CO2 por persona al año.
• Olvídate de los electrodomésticos a pilas porque consumen más energía que los
conectados a la red... y si no puedes, házte con un cargador de pilas.
• Recarga todo lo que puedas con energía solar. En el mercado ya hay multitud
de cargadores solares a tu disposición.

2) Haz que el derroche de luz brille por su ausencia
Si utilizas la luz artificial sólo cuando la necesitas y cambias tus bombillas por las de
bajo consumo, tu ahorro energético va a ser espectacular.
• Usa bombillas fluorescentes compactas (CFL) que recortan el consumo
energético hasta un 80%.
• No te dejes las luces encendidas. Existen interruptores y bombillas con
sensores de presencia que se encienden o apagan automáticamente.

3) No te calientes más de la cuenta
Mantén una temperatura media razonable y constante (unos 20oC), porque con cada
grado que evites de calefacción o de aire acondicionado estarás ahorrando hasta un
6% de consumo energético.
• Utiliza cuando puedas ventiladores de techo en lugar de aire acondicionado y
controla la temperatura durante el día cerrando las ventanas e impidiendo con
toldos persianas que entre el sol.
• Utiliza en casa la ropa adecuada a cada estación.
• Instala termostatos programables para regular automáticamente la temperatura
de la habitación y no dejes la calefacción encendida cuando no estés en casa
durante un largo periodo de tiempo.
• Mejora el aislamiento de ventanas, techos, paredes y suelos. Con una vivienda
bien aislada gastarás un 80% menos de energía en refrigeración.
• Ventila las habitaciones rápidamente, 10 minutos es suficiente para renovar el
aire y no alejarse excesivamente de la temperatura de confort.

4) No hagas aguas

No derroches agua en tu higiene personal ni en las tareas cotidianas y modera la
temperatura del lavavajillas o la lavadora cuando puedas.
• Elige la ducha en lugar del baño y no derroches agua. Cantar en la ducha te
alegrará el día y si escoges una melodía corta puede ayudarte a que la ducha
dure menos.
• Apaga el grifo mientras te enjabonas o te lavas los dientes.
• Instala un economizador de agua en la ducha y el retrete.
• Apuesta por los colectores solares para calentar el agua, ahorrarás, como
mínimo, el 60% de la energía que utilizabas para obtener agua caliente.
• Reduce hasta el 80% de la energía que utilizabas en la colada en el lavavajillas
lavando, siempre que puedas, en frío, sin prelavado y con la carga completa.

5) Cuece mientras te enriqueces

Adoptar algunos pequeños trucos en la cocina te puede hacer ahorrar un montón de
emisiones y de dinero a final de mes.
• Apuesta por la cocina casera siempre que puedas ya que sus procesos son más
eficientes que los que envuelven a la comida rápida y los congelados.
• Tapa las cacerolas para acelerar la cocción, no derroches agua y usa, cuando
puedas, la olla a presión.
• Decántate por la cocina de gas, si puedes, y sino por la vitrocerámica de
inducción y, en este caso, no olvides apagar el fuego un poco antes de acabar el
guiso para aprovechar todo el calor.
• Utiliza el microondas para calentar comida antes que el horno o, en caso
contrario, evita precalentar.

6) Pónte a dieta... mediterránea

Vives en un país privilegiado con una gran variedad de verduras y legumbres que
pueden ser la base perfecta para menús variados, sabrosos y equilibrados sin
necesidad de que el consumo de carne o de productos importados sea excesivo.
• Adquiere productos locales y de temporada y convierte el consumo de
productos importados en una excepción.
• Reduce un poco el consumo de carne. Además de ser una recomendación de la
FAO para mantenerte sano es importante para el clima ya que la ganadería es
responsable de alrededor del 18% del total de emisiones de gases de efecto
invernadero.
• Decídete a probar lo alimentos ecológicos que se cultivan sin pesticidas ni
fertilizantes artificiales. En estos casos se evita el transporte de piensos desde
otros países y los métodos cíclicos de producción agrícola y ganadera provocan
menos emisiones.

7) Apuesta por el equipo local
La mayor parte de las emisiones asociadas al consumo proceden de la importación de
productos extranjeros y de la compra de productos baratos de vida útil muy limitada
que se convierten enseguida en un residuo que hay que gestionar.
• Apuesta por productos elaborados cerca de donde vives.
• Decídete por el producto de calidad que, pese a ser un poco más caro, dura
mucho más que el barato y al final representa un ahorro.
• No pierdas la costumbre de reparar, cuando se pueda, los productos que se
estropean porque así reduces las emisiones derivadas de la elaboración de un
nuevo producto y evitas generar un residuo nuevo cuyo transporte y proceso de
gestión va a producir, más emisiones.

8) Muévete con gracia
Si intentas utilizar un poco más el transporte público el clima y tu bolsillo te lo
agradecerán y si además haces algunos de tus desplazamientos a pie o en bici
mejorarás tu salud y estarás de mejor humor.
• Aprovecha cualquier oportunidad para usar la bici en tus desplazamientos
cotidianos. Si puedes, ve al trabajo en bicicleta o andando y reducirás a la
mitad tus emisiones anuales de CO2 mientras te pones en forma.
• Si no tienes más remedio que ir en coche al trabajo o al colegio, propón a tus
colegas compartir, si es posible,el mismo vehículo o realizar un plan de
movilidad sostenible en tu centro educativo o en tu lugar de trabajo.
• Utiliza el transporte público antes que el coche. Los autobuses y los sistemas
ferroviarios son tres veces más eficientes que los vehículos privados
• Vuela sólo cuando realmente lo necesites porque el tráfico aéreo es el más
contaminante de todos. Si el viaje es por trabajo, intenta utilizar más, cuando
sea posible, el teléfono y la videoconferencia y si es por placer asegúrate de
que no existe una ruta alternativa con otro medio de transporte.
• Reduce el tamaño de tu coche porque a menor volumen menor consumo y
menores emisiones. ¡Ya hay vehículos en el mercado que consumen menos de
4 litros a los 100 km!

9) No te pases tres pueblos
No asimiles vacaciones a un vuelo transoceánico o un crucero porque existen un
sinfín de planes más accesibles que son igualmente apetecibles. Seguro que vives
cerca de parajes espectaculares que no conoces así que... ¡no te olvides de descubrir
la belleza local!

10) ¡Ayúdanos a difundir estos trucos!
Aquí es donde nosotros aportamos nuestro pequeño granito de arena ;)

0 comentarios interesantes

Publicar un comentario